Saturday 4 july 6 04 /07 /Jul 22:03

Los que contribuyen a la Victoria Privada

Primer hábito:

Ser Proactivo:

 

Ante cada estímulo del medio ambiente, frente a cada cosa que nos sucede -no importa cuál sea esta- tenemos la libertad interior de elegir la respuesta que queremos dar. La libertad de elegir incluye los «privilegios» que nos singularizan como seres humanos, autoconciencia, imaginación, conciencia moral y voluntad independiente.

 

La idea de que estamos condicionados para responder de un modo particular a un estímulo concreto es aplicable al mundo animal pero no para el hombre.

 

Ser proactivo no significa tomar la iniciativa, sino que alude a la responsabilidad que tenemos por nuestras propias vidas. Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestros condicionamientos.

 

Ser proactivo es el hábito de la responsabilidad. Responsabilidad significa responder con habilidad y ésta es la de elegir la respuesta adecuada.

 

Si nuestras vidas se desarrollan en función de los condicionamientos, es porque -por decisión o por omisión- hemos elegido otorgar a algo o a alguien el poder de controlarnos y es allí cuando nos volvemos reactivos Un modo de tomar conciencia de nuestro propio grado de proactividad

consiste en examinar en qué invertimos nuestro tiempo y nuestra energía.

 

Todos tenemos una amplia gama de preocupaciones, la familia, el trabajo, la salud, el dinero, la política del país, la deuda pública, las guerras y el hambre en el mundo, etc. Dentro de este «círculo de preocupación»

 

Victorias privadas,

victorias públicas

 

El tránsito por el que nos conducen los primeros tres hábitos nos lleva de la dependencia hacia la independencia y es ese el sitio donde tienen lugar las victorias privadas, el logro del autodominio, la esencia del desarrollo del carácter.

 

Las victorias públicas, más orientadas hacia la personalidad, el trabajo en equipo, la cooperación y la comunicación, vienen de la mano de los hábitos 4, 5y 6.

 

 

Segundo hábito:

Empiece con un fin en mente

 

 

Hallamos que sobre algunas cosas, no tenemos ningún control y por el contrario sobre otras, tenemos la oportunidad y el poder de hacer algo.

 

Son estas últimas las que conforman nuestro «círculo de influencia».

Las personas proactivas centran sus esfuerzos en el círculo de influencia.

Su energía es positiva: el círculo se amplía y aumenta haciendo disminuir el círculo de preocupación.

 

Las personas reactivas centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación,

sobre circunstancias sobre las que no tienen ningún control, otorgando a otras cosas el poder de controlarlos.

 

Debemos trabajar en ampliar cada vez más nuestro círculo de influencia.

 

Este hábito refleja nuestro liderazgo personal, nos permite dar un sentido claro a nuestra existencia a través de la creación de una visión de lo que queremos lograr haciendo que nuestras acciones estén encaminadas hacia lo verdaderamente significativo para nosotros.

 

Sólo una clara visión de futuro posibilita el cumplimiento de nuestros objetivos,

 

Una de las maneras de empezar con un fin en mente consiste en elaborar un enunciado de misión personal. Este enunciado se centra en lo que uno quiere ser (carácter) y hacer (aportaciones y logros), y en los valores o principios que dan fundamento al ser y al hacer.

Para escribir un enunciado de la misión personal tenemos que empezar en el centro mismo de nuestro círculo de influencia, ese centro compuesto por nuestros paradigmas más básicos.

Lo que haya en el centro de nuestra vida será nuestra fuente de seguridad, guía, sabiduría y poder.

 

Algunos de los centros más comunes a partir de los cuales la gente enfoca la vida suelen ser: el cónyuge, la familia, el dinero, el trabajo, las posesiones, el placer, los amigos o los enemigos, la iglesia, uno mismo.

 

Debemos centrar nuestra vida en principios, en lugar de personas o cosas que se hallan sujetas a cambios frecuentes e inmediatos. Los principios correctos no cambian.

 

 

Este hábito está orientado a lograr efectividad en la administración personal del tiempo, distribuyendo nuestra atención sobre la base de prioridades. Su aplicación permite a las personas encontrar la diferencia entre lo importante y lo urgente.

 

Stephen R. Covey propone una matriz de cuatro cuadrantes en la que cada actividad puede ser clasificada según dos criterios: Urgencia, aquellas actividades que requieren de una acción inmediata; e importancia, aquellas actividades que están vinculadas a los resultados, que realizan una aportación a nuestra misión, a nuestros valores, a nuestras metas de alta prioridad.

 

 

Tercer hábito:

 

Establezca primero lo primero

Baja Importancia Alta

Urgencia

 

Urgente e importante:

Administración por crisis

 

Resultados:

Estrés, agotamiento, trabajar

al borde de los plazos,

siempre apagando incendios.

 

Urgente y no importante:

administración reactiva

 

Resultados:

Concentración en plazos cortos,

administración de crisis, considera

que los planes y metas no valen la

pena, sensación de impotencia,

falta de control, relaciones muy

frágiles o rotas.

 

No urgente y no importante:

administración inefectiva

 

Resultados:

Irresponsabilidad, dependencia

de otros, apremios

básicos.

 

No urgente e importante:

administración proactiva

Resultados:

 

Visión, perspectiva, equilibrio,

disciplina, control, poca crisis.

 

Baja Alta

 

Es el hábito del liderazgo interpersonal. El ejercicio de este hábito nos

permite desarrollar una mentalidad de abundancia material y espiritual.

 

Cuestiona la premisa de que la vida es un «juego de suma cero» donde

para que yo gane alguien tiene que perder.

 

Este hábito de efectividad refleja el beneficio mutuo y ayuda a encontrar el

equilibrio en las relaciones humanas sentando las bases para la convivencia,

el bien común y la equidad.

 

Asimismo posibilita el logro de satisfacciones compartidas en todas aquellas personas que participan en un proceso de negociación.

 

Ganar/ganar no es una técnica, es una filosofía. En una realidad interdependiente el modelo ganar/ganar es el único viable dado que además supone aprendizaje recíproco, influencia mutua y beneficios compartidos.

 

Quinto hábito:

 

Procure primero comprender y después ser comprendido.

 

Es el hábito de la comunicación efectiva, la esencia del respeto hacia los demás. Es la clave de las relaciones humanas efectivas y posibilita llegar a acuerdos ganar/ganar.

 

«Procure primero comprender» implica un cambio de paradigma. En general primero procuramos ser comprendidos. La mayor parte de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar.

 

Están hablando o preparándose para hablar.

 

Muy pocos de nosotros somos capaces de practicar la escucha empática,

escuchar con la intención de comprender, entrar en el marco de referencia

de la otra persona, ver el mundo como ella lo ve, comprender sus paradigmas.

 

En la escucha empática uno escucha con los oídos, pero también con los

ojos y con el corazón. Se escuchan los sentimientos, los significados, la

conducta. Usted percibe, intuye, siente.

 

Cuando uno escucha de esta manera a otra persona, luego puede centrarse

en ser comprendido, influir, exponer sus ideas con claridad o en resolver problemas (en el contexto de una comprensión profunda de los paradigmas y las preocupaciones de los otros) aumentando significativamente la precisión, credibilidad y aceptación personales.

 

 

Cuarto hábito:

 

Piense en ganar/ganar

 

Los que contribuyen a la Victoria Pública

 

 

Es el hábito que resulta de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la

diversidad. Su ejercicio nos lleva a la interdependencia.

 

La síntesis de ideas divergentes produce ideas mejores y superiores a las

ideas individuales. Nos da como resultado los logros del trabajo en equipo

y de la innovación.

 

La sinergia es la esencia del liderazgo transformador. Significa que el todo

es más que la suma de las partes.

 

El desafío consiste en aplicar en nuestras interacciones sociales los principios de la cooperación creativa. La esencia de la sinergia consiste en

valorar las diferencias: respetarlas, compensar las debilidades, construir

sobre las fuerzas.

 

Stephen R. Covey denomina a este hábito afilar la sierra en alusión a la

historia de un leñador que se encuentra en pleno bosque tratando con

mucho afán de derribar árboles con su hacha y que -a pesar de estar

totalmente exhausto- dice que no tiene tiempo de tomarse una pausa

para afilar su sierra, sin darse cuenta que, dedicar unos minutos a afilar

la misma le ahorraría muchas horas de esfuerzo.

 

Aplicado a nuestra vida, afilar la sierra es el hábito de la mejora continua.

Significa usar la capacidad que tenemos para expresar las cuatro dimensiones

de nuestra naturaleza (física, mental, socio-emocional y espiritual),

ejercer las regular y congruentemente de manera sabia y equilibrada,

y establecer un balance en todas las dimensiones de nuestro ser, a

fin de ser efectivos en los diversos roles que desempeñamos en nuestras

vidas.

 

Este hábito es el hábito de la renovación, es el principio y el proceso que

nos permite ascender en una espiral de crecimiento y cambio, de perfeccionamiento

continuo hacia la efectividad personal.

 

  

sexto habito. 

 

CULTIVAR LA HABILIDAD.

 

 

Es el hábito que resulta de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la

diversidad. Su ejercicio nos lleva a la interdependencia.

La síntesis de ideas divergentes produce ideas mejores y superiores a las

ideas individuales. Nos da como resultado los logros del trabajo en equipo

y de la innovación.

 

La sinergia es la esencia del liderazgo transformador. Significa que el todo

es más que la suma de las partes.

El desafio consiste en aplicar en nuestras interacciones sociales los

principios de la cooperación creativa. La esencia de la sinergia consiste en

valorar las diferencias: respetarlas, compensar las debilidades, construir

sobre las fuerzas.

 

 

Séptimo habito.

 

 AFILE LA SIERRA

 

Stephen R. Covey denomina a este hábito afilar la sierra en alusión a la

historia de un leñador que se encuentra en pleno bosque tratando con

mucho afán de derribar árboles con su hacha y que -a pesar de estar

totalmente exhausto- dice que no tiene tiempo de tomarse una pausa

para afilar su sierra, sin darse cuenta que, dedicar unos minutos a afilar

la misma le ahorraría muchas horas de esfuerzo.

Aplicado a nuestra vida, afilar la sierra es el hábito de la mejora continua.

Significa usar la capacidad que tenemos para expresar las cuatro dimensiones

de nuestra naturaleza (física, mental, socio-emocional y espiritual),

ejercerlas regular y congruentemente de manera sabia y equilibrada,

y establecer un balance en todas las dimensiones de nuestro ser, a

fin de ser efectivos en los diversos roles que desempeñamos en nuestras

vidas.

Este hábito es el hábito de la renovación, es el principio y el proceso que

nos permite ascender en una espiral de crecimiento y cambio, de perfeccionamiento

continuo hacia la efectividad personal.

 

Por MARTIN sobre consideraciones de COVEY. - Publicado en: gestion del tiempo - Comunidad: TODO SOBRE VENTAS
Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

video de alex dey

Envía un mail...

Ver imagen en tamaño completo
Envíanos un e-mail con tus sugerencias, ideas, experiencias, tús técnicas de ventas, tus cierres...
Será bien recibido y podrá ser publicado para compartir dichas experiencias con el resto de vendedores.

Escríbenos a
todosobreventa@gmail.com

Presentación

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>

EL PORQUÉ DE ESTE BLOG

Ver imagen en tamaño completo
Este es el blog de y para  los vendedores, comerciales, jefes de ventas, gerentes... sea cual sea el nombre que elijan para ejercer esta profesión. Incluso para aquellos
 que no sean comerciales pero le gusten las ventas.

Aqui trataremos sobre cierres de ventas, sus tipos, como utilizarlos. Veremos objecciones, desde las mas típicas hasta las más peregrinas, que las hay, hablaremos sobre clientes, tipos de clientes, de ...

Pero también hablaremos de la palabra " OBJETIVO ". Si, esa palabra que muchos vendedores no quieren escuchar. Para algunos palabra maldita. Dicha palabra encierra muchas respuestas, yo diria que en esa palabra se encierra LA RESPUESTA. Hablaremos sobre elPODER DE LOS OBJETIVOS, DE LAS METAS Y COMO ALCANZARLAS.

Esto y muchas cosas más que espero poder hacer con TU INESTIMABLE AYUDA.

libros recomendados

                                                        ¿Quién se ha llevado mi Queso? Es un cuento sobre el cambio que tiene lugar en un laberinto      donde cuatro divertidos personajes buscan queso.
El queso es una metáfora de lo que uno quiere tener en la vida, ya sea un trabajo, una relación amorosa, dinero, una gran casa, libertad, salud, reconocimiento, paz interior o incluso una actividad como correr o jugar golf...
      

Siete habitos de la gente altamente efectiva, de Stephen Covey.
   Ver imagen en tamaño completo

más libros recomendados

Ver imagen en tamaño completo






Atrevete a ganar de Victor Mark Hansen y Jack Canfield.

Como hacer que la gente haga cosas de Conklin.

Hacia un éxito ilimitado, de Og Mandino.

El arte de la persuasión, de Kevin Hogan.

Piense y hagase rico de Napoleon Hill.

Crear un Blog

Recomendar

Últimos Comentarios

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados